Que no panda el cúnico

En un eminente crescendo, el motor de nuestros cuerpos aumenta la frecuencia de sus latidos. No encuentra salida, necesita moverse de un lado a otro. PAM PUM!!! Avisa mediante un fervoroso sudor, caliente, omnipresente. El motor necesita salir, son cada vez más fuertes sus enojos. Los ajetreados pensamientos se confunden en una nebulosa de miedo, apocalípticamente eficaz, avasallante como nada ni nadie. “Necesito dormir y no puedo”. Como si fuera poco, una leve tormenta de confusión se entromete en mi moral, que carcome mi vida. La parca advierte, pero falsamente. Situado en la popa de un barco que amenaza con náuseas, pero que son ficticias, la cólera envuelve todo.
Sin saber qué hacer, todo el cuerpo se queda estático, invariante, esperando que se consuma el pánico.muerte

Anuncios

~ por alfredodanielsanchez en enero 10, 2009.

2 comentarios to “Que no panda el cúnico”

  1. A veces hay que ir en contra de Apolo y conocerse menos a uno mismo. Culpo a los blogs.

  2. Duro, real, pero común…Lamentablemente el ritmo de vida en que vivimos y la borágine en la que, indefectible caemos como consecuencia de este mundo capitalista, constituye el alimento perfecto para nuestros miedos…Lo fundamental es creer en uno mismo, y ser conciente de que nada es tan grave…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: